Formas musicales – El motete (I)

formas_musicales

Hoy en El Levante Musical estrenamos una nueva sección, se trata de las formas musicales. El motivo de la elección de esta temática se debe a las necesidades manifiestas de muchos estudiantes de música para sus trabajos académicos en sus clases de Análisis. A título personal, diré que muchos de nuestros profesores en el conservatorio nos recomendaban la redacción de una pequeña introducción histórica como paso previo a la realización de un análisis de una obra musical. La finalidad de esta pequeña redacción residía en conocer el contexto artístico y el grado de evolución musical de la pieza en cuestión antes de adentrarse en los rudimentos técnicos del análisis.

Así pues, comenzaremos la sección por una de las formas musicales más antiguas de la Historia de la Música: el Motete.

Fuente: Historia de la música en cómic

Este género compositivo fue el resultado de los primeros experimentos en materia de polifonía (superposición de líneas o melodías musicales), el término de motete es un diminutivo procedente del vocablo “mot” que en la parla francesa y occitana vienen a significar “palabra”. Tal es el origen de este género, la adición de textos, tropos o palabras que contrastan con un tenor gregoriano. El vocablo se utilizaba habitualmente para designar a la segunda voz que hacía de contracanto (motetus o duplum), las voces adicionales recibían el nombre de triplum (a la tercera voz añadida) y quadruplum (a la cuarta voz).

En su origen, el motete primitivo funcionaba más como una práctica compositiva que como una composición independiente. Según la opinión del musicólogo norteamericano Richard H. Hoppin: “el verdadero desarrollo del motete como forma independiente comienza con la adición de tropos no a los organa, sino a las cláusulas de discanto”. (Hoppin, 2000: 270).

Una vez dicho esto, cabe abrir un breve paréntesis para explicar estos dos conceptos que están relacionados con el motete:

  • Organum: es la forma polifónica más primigenia de todas y surge de manera espontánea cuando dos voces cantan en distinto registro. Básicamente es una voz escrita o improvisada sobre un canto llano (vox principalis), esta voz recibe el nombre de organum o vox organalis. Existen varios tipos:
    • El organum primitivo o paralelo: consta de dos voces, la voz principal procedente de un canto llano se sitúa por lo común en un registro más agudo y la voz organal situada a un intervalo de cuarta o quinta inferior con respecto a la primera. Cabe matizar que cuando se añade una única voz recibe el nombre de organum simple, si se añaden más voces se hablaría de organum compuesto. En el ejemplo, vemos un organum paralelo a la quinta.
    • Fuente: laclasicaremonta.blogspot.com.es

      Fuente: laclasicaremonta.blogspot.com.es

    • El organum melismático: en este tipo, el tenor gregoriano se sitúa en la voz inferior y toma valores más largos, la voz organal o solista adquiere un mayor grado de independencia melódica.
800px-Melismatisch_organum2

Fuente: Wikimedia Commons

  • Las cláusulas de discanto vienen a ser pequeños pasajes polifónicos que se añadían a los organa con la finalidad de hacer más solemne una representación litúrgica, normalmente se aplicaba a los cantos responsoriales de la misa. La línea del tenor suele estar formada por pautas o modos rítmicos (los seis modos modos rítmicos del Ars Antiqua), a menudo las repeticiones rítmicas son tan reiterativas que dan la sensación de un bajo ostinato. También se las llama “cláusulas de sustitución” por ser intercambiables, al tener varias cláusulas el mismo tenor litúrgico en común.

Aquí se muestra el Organum Alleluia Pascha Nostrum de Leonin que incorpora los elementos descritos con anterioridad:

Tras su escucha hemos dividido la pieza en los siguientes periodos o secciones:

1. Alleluia inicial (min. 0:00 – 0:46): organum melismático con el solista cantando el duplum.

2. Alleluia (min. 0:46 – 1:23): canto gregoriano (estilo monódico) interpretado por el coro.

Canto Gregoriano del Alleluia Pascha Nostrum.  Fuente: imslp.org

Canto Gregoriano del Alleluia Pascha Nostrum.
Fuente: imslp.org

3. Pascha nostrum (min. 1:26 – 2:48): organum melismático con la voz de solista.

4. In-mo- (min. 2:49 – 3:00): continuación del organum melismático.

5. mo-la- (min. 3:02 – 3:36): cláusula de discanto, en la cual las dos voces se mueven a la par (nota contra nota en estilo discanto).

6. -tus est (min. 3:36 – 4:06): vuelta al organum melismático.

7. Christus (min. 4:06 – 4:30): canto gregoriano (tutti).

8. Alleluia inicial (min. 4:30 – 5:17): el mismo periodo del inicio.

9. –ia (min. 5:17 – 5:59): finaliza con la cadencia en gregoriano.

Las cláusulas sustitutivas con textos en latín pronto se vieron sustituidas por otra pieza de mayor entidad: el motete del siglo XIII. Algunos de los rasgos más característicos de este género son los siguientes:

  • La politextualidad: la voz del duplum era tanto rítmica como melódicamente independiente de la voz del tenor gregoriano.
  • Elección del tenor: de las cláusulas de discanto únicamente se seleccionaba el tenor, esto daba lugar a una mayor libertad a los compositores a la hora de la elección de los textos y sus musicalizaciones.
  • Transformación lingüística y funcional: el motete adquirió un significado laico al incorporar las lenguas romances en las voces superiores. Con el paso del tiempo se desliga de su uso litúrgico y pasa a convertirse en un género híbrido de uso para la corte: se utilizan temas de amor cortés, o de la sátira política.
  • ¿Tenor instrumental?: la voz del tenor adoptó textos muy breves con valores largos, por tanto, algunos especialistas han afirmado que esto se debía a que el tenor sería interpretado por instrumentos y no por voces.

Aquí se muestra un ejemplo de motete politextual, el motete francés Pucelete-Je languis-Domino de autor desconocido:

Fuente: blog musicadetse.wordpress.com

Fuente: blog musicadetse.wordpress.com

En este motete vemos cómo cada una de las voces sigue un modo rítmico distinto: en el tenor predomina el pie métrico espondeo, el duplum utiliza el yámbico en su mayoría y el triplum una subdivisión del 6º modo. Según Hoppin (p. 346) las voces del duplum o motetus y el tenor formaban una cláusula de discanto a la que posteriormente le fue añadida la voz del triplum.

BIBLIOGRAFÍA:

  • ALCOVER ALCODORI, Francisco y LAFUENTE AVEDILLO, Rafael. La historia de la música occidental: desde la Antigua Grecia hasta el Renacimiento. Valencia: Rivera Mota, 2001.
  • GROUT, Donald J. y PALISCA, Claude V. Historia de la música occidental, 1. Madrid: Alianza Música, 2003.
  • HOPPIN, Richard H. La música medieval. Madrid: Akal, 2000.
  • RANDEL, Don Michael. Diccionario Harvard de música. Madrid: Alianza, 2003.
  • REESE, Gustave. La música en la Edad Media. Madrid: Alianza Música, 1989.

OTROS RECURSOS RELACIONADOS:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formas musicales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s