Mujeres compositoras en la Valencia del siglo XIX

Fuente: Europeana

Fuente: Europeana

Con motivo del Día Internacional de la Mujer celebrado en este mes, hoy dedicaré esta entrada a hablar sobre la actividad creativa musical de la mujer valenciana en el siglo XIX. La mujer en la música fue siempre una historia silenciosa y desconocida que ha pasado desapercibida para la historiografía musical hasta fechas muy recientes.

Entre las causas que impedían la emancipación de la mujer en el siglo XIX se encuentran las de índole social y cultural. En aquella época, la figura femenina tenía una situación de servidumbre y dependencia dentro del hogar, y pese a que en nuestros tiempos nos parezca insólito, para los intelectuales de la época era de lo más frecuente cuando manifestaban: “el papel que a la mujer corresponde en las funciones reproductivas de la especie, determina y limita las restantes funciones de su actividad humana, quitando a su destino toda significación individual, y no dejándole sino la que puede tener relativamente al destino del varón. Es decir, que el eje de la vida femenina para los que así piensan (y son innumerables), no es la dignidad y la felicidad propia, sino la ajena, la del esposo e hijos, y si no hay hijos ni esposo, la del padre o del hermano, y cuando éstos faltaren, la de la entidad abstracta del género masculino” (Sánchez, 2008, p. 56).

El analfabetismo entre la población femenina en el siglo XIX era altísimo, según Esperanza Clarés: al inicio de 1900, “tan solo un 25% de las mujeres españolas sabían leer y escribir” (Clarés, 2014). Las únicas mujeres culturalmente “liberadas” son aquellas que pertenecían a las clases aristocráticas, y el modelo educativo (si puede llamarse tal), hacía especial hincapié en su utilidad doméstica. Por norma general, en las escuelas femeninas se enseñaba lectura, escritura, costura y bordado, moral y religión. Solo en determinados ámbitos la formación se tornaba más completa, por ejemplo: se impartían nociones de economía, geografía, historia y asignaturas de adorno, tales como la música y dibujo (Sánchez, 2008, 56).

Señora con traje campero y sombrero cordobés.  Fuente: Biblioteca Digital Hispánica

Señora con traje campero y sombrero cordobés.
Fuente: Biblioteca Digital Hispánica

La práctica musical en la mujer decimonónica está asociada, por tanto al diletantismo en la mayoría de los casos. Según la opinión de Leticia Sánchez, una de las razones que impidió el desarrollo musical de la mujer era su escasa formación académica. Bajo la perspectiva masculina, el conservatorio potenciaba las habilidades artísticas, el buen gusto y la sensibilidad de la mujer. Si bien, en la práctica, los planes docentes no buscaban su profesionalización sino que se concebían como lugares para el esparcimiento y el recreo. Por otra parte, el siglo XIX se caracterizó por la hegemonía de los hombres, siendo la figura femenina relegada a un segundo estatus social (Sánchez, 2008, p. 57).

En cuanto a los planes de estudios específicos de música encontramos los de los incipientes conservatorios, fundados a lo largo de este siglo. Por ejemplo, el plan docente destinado a la educación musical de la mujer en el Conservatorio de Madrid constaba de las siguientes materias: composición, piano, solfeo, canto, arpa, lengua castellana, italiano, baile, religión y cultura en general. En el caso valenciano, encontramos diversidad de instituciones donde se impartían enseñanzas musicales, entre ellas, la Institución para la Enseñanza de la Mujer fundada por la Sociedad Económica de Amigos del País en 1888. Dentro de esta escuela, la música tenía una fuerte presencia, y en ella se enseñaba solfeo, canto y piano (Clarés, 2014).

La lucha de la mujer por la conquista de los espacios musicales fue simbólica en un primer momento, pero con la incorporación de la mujer a la universidad a partir de la segunda mitad del siglo XIX, se acrecentó la educación de las jóvenes y por ende su profesionalización. No obstante, en el ámbito de la composición, todavía no había podido superar la brecha sociocultural, así pues la imposibilidad de que estrenasen sus obras fue uno de los principales condicionantes. Normalmente, la composición en los casos más favorables se dará de una manera altruista, sobretodo en el ámbito de la docencia, muchas profesoras compondrán sus propios materiales para el desempeño de su actividad y aquellas que pertenecían a la baja burguesía o a las clases obreras, no reparaban en la composición, sus objetivos consistían en conseguir recursos rápidamente, por ello la mayoría optaba por ejercer como cantantes, intérpretes y docentes.

Grupo de mujeres cantando.  Fuente: Europeana

Grupo de mujeres cantando.
Fuente: Europeana

Entre los espacios conquistados por la mujer del siglo XIX, se encuentran: las grandes salas de concierto para las obras de gran formato como óperas y zarzuelas, siempre en calidad de cantantes solistas (no sucedía lo mismo con las orquestas); la música de salón, de carácter privado donde destacaban con varios tipos de composiciones, por ejemplo el repertorio pianístico, el repertorio para arpa y muy especialmente el género lírico con acompañamiento de piano; y por último, la música religiosa, otro de los ámbitos donde la mujer podía componer para las celebraciones eucarísticas, con la aportación de obras como misas, salves y motetes.

Para concluir esta entrada de hoy, no quisiera despedirme sin hacer un pequeño apunte biográfico sobre algunas de las autoras valencianas del siglo XIX que he conseguido recopilar:

  • Argüelles Toral y Hevía, Alejandra (1845-1860). Fue pianista y discípula de Baltasar Saldoni. Se sabe que era compositora y que falleció en Valencia, a juzgar por las fechas a una edad muy joven (15 años).
  • Asenjo Vilar, María de la Concepción. Interpretaba repertorio para piano y camerístico. Según Climent, “dio a conocer en Valencia la obra pianística de muchos compositores extranjeros como Grieg, Klein, Dvorak y Paderewsky” (DMV-I, p. 68).
  • Carbonell García, María (1887-1952). Natural de Alcoy, desempeñó el cargo de subpriora en el monasterio del Santo Sepulcro de las agustinas descalzas reformadas. Destacó como organista y compositora, y sus composiciones se conservan en este monasterio: son cuatro misas, cánticos de semana santa y varias obras polifónicas como por ejemplo el motete Misericordia Domini para dos voces con acompañamiento de órgano (DMV-I, p.181).
carr010_3

Fuente: Archivo Digital de Elche

  • Ferrari Gonzálvez, Ermerinda (1887-1952). Fue pianista y compositora, natural de Elche.Realizó sus estudios musicales en el Real Conservatorio de Música de Madrid, y además de ganar premios de interpretación, compuso diversas composiciones para formaciones musicales alicantinas, entre ellas: el poema sinfónico Juegos de Niños que fue estrenado por la Banda Municipal de Alicante en 1919, el pasodoble Grana y Oro y la obra Tristi pensiari para la orquesta alicantina La Wagneriana.  En la Biblioteca Nacional vienen recogidas diversas obras literarias de esta autora: La que quería ser monja (1915); Las dos muñecas: monólogo para niñas (1934); La nena estudia (1942).
  • Martí Vilaplana, Emilia (1851-1915). Natural de Alcoy y religiosa como María Carbonell. Compuso música sacra: varias cantatas, letanías y los motetes O sacrum convivium y Tantum ergo.
  • Vitoria Tarruela, Lola. Fue compositora perteneciente a la ciudad de Villena. Entre sus obras se encuentran: la Marcha de la coronación de Alfonso XIII, el Himno a Chapí. Obras para voz y piano como Canción oriental; obras para banda como El suspiro del moro y obras para arpa y cuerdas.

Bibliografía:

  • CASARES RODICIO, Emilio. Diccionario de la música valenciana. Madrid: Fundación Autor, 2006. (Abreviaturas: DMV-I y DMV-II).
  • CLARES CLARES, Mª Esperanza. Educació musical i dones a València : la Institució per a l’Enseyament de la Dona. Quadrivium Revista Digital de Musicología [en línea]. 2014, n. 5. Disponible en: www.avamus.org/revista_qdv/QDV_5/qdv_5_Cla_Mic.html
  • HERNÁNDEZ ROMERO, Nieves. ¿Compositoras invisibles? : la creación musical femenina en España en el siglo XIX a través de la prensa de la época. Quadrivium Revista Digital de Musicología [en línea]. 2014, n. 5. Disponible en: www.avamus.org/revista_qdv/QDV_5/qdv_5_Her_Rom.html
  • SÁNCHEZ DE ANDRÉS, Leticia. Compositoras españolas del siglo XIX : la lucha por espacios de libertad creativa desde el modelo de feminidad decimonónica. En: ÁLVAREZ CAÑIBANO, Antonio [et al.]. Compositoras : la creación musical femenina desde la Edad Media hasta la actualidad. Madrid: Centro de Documentación de Música y Danza, 2008. p. 55-74.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia de la música valenciana y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s