Quem quaeritis? : la Visitatio Sepulchri en la Semana Santa de Gandía

sepulcro-vacc3ado2

En nuestra entrada de hoy, nos adentraremos en la música de la Semana Santa, etapa de grandes vivencias religiosas y de goce espiritual para todos los creyentes de la fe cristiana. No obstante, en esta ocasión no hablaremos de marchas procesionales, bandas de música y demás ritos similares, sino sobre unas jornadas que se retrotraen al siglo XVI en el levante hispánico y que gozan de plena actualidad, nos referimos a la Visitatio Sepulchri de Gandía.

Esta manifestación religiosa basa sus cimientos en los antiguos dramas litúrgicos del teatro medieval. En ella, se conmemoran dos de los principales acontecimientos de la Pascua cristiana, como es: la Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. La primera jornada acontece en Viernes Santo y la segunda tiene lugar durante la madrugada de Domingo de Pascua. Así pues, este drama lírico-litúrgico recrea la visita de las tres Marías al Santo Sepulcro para ungir el cuerpo de Cristo; el diálogo de aquellas con los celícolas;  y por último, la proclamación de la resurrección del Salvador.

Un poco de historia

San Francisco de Borja se despide de su familia para ingresar en la Compañía de Jesús.  Fuente: Biblioteca Valenciana Digital (BiValDi)

San Francisco de Borja se despide de su familia para ingresar en la Compañía de Jesús.
Fuente: Biblioteca Valenciana Digital (BiValDi)

La representación fue instituida en el año 1550 bajo expreso deseo de San Francisco de Borja y Aragón (IV duque de Gandía, virrey del emperador Carlos y posteriormente director de la Compañía de Jesús). Antes de su marcha a Roma, se hizo cargo de la selección de los textos y la música, del ritual escénico y de las procesiones de la Visitatio. El duque también concedió una renta anual a la Colegiata de Santa María para la celebración de las dos jornadas. Por otra parte, algunos autores modernos han querido ver en el santo valenciano, la paternidad de la música dada su dedicación y sostén económico a la obra. Esta premisa, resulta del todo inverosímil dadas las obligaciones del duque con la administración de sus posesiones, la complejidad del contrapunto renacentista y la alta calidad de las composiciones de la Visitatio. La representación se sostuvo desde 1550 hasta 1862, merced a una supuesta bula dictada por el bisabuelo de San Francisco, el pintoresco Rodrigo Borja (más conocido como Alejandro VI, o en su forma italianizada: el Papa Borgia). El privilegio pontificio autorizaba a las monjas del Real Monasterio de Santa Clara de Gandía a mantener expuesto el Santísimo Sacramento los cuatro últimos días de la semana santa. En el año 1862 el arzobispo de Valencia, don Mariano Barrio Fernández, de manera unilateral decidió la supresión de las jornadas gandienses, la causa de la prohibición se debe a la pérdida del documento por las monjas del monasterio (una de las monjas cocineras debió de quemar los papeles que acreditaban el privilegio para su representación). Posteriormente, fueron varios los investigadores que se dedicaron a la recuperación de este drama litúrgico, entre ellos, el padre Juan Bautista Guzmán, Mariano Baixauli, José María Ruiz de Lihory y el maestro de capilla Vicente Ripollés. Pero sin duda, se le debe al musicólogo José Mª Vives la reconstrucción íntegra de este misterio en el año 1998. Según este autor, la restauración se realizó a partir de “cuatro copias complementarias de la consueta llevadas a cabo entre 1697 y 1900, además de las descripciones literarias” (Vives, 2006, p. 589).

Argumento

  • La primera jornada se desarrolla en Viernes Santo, una vez transcurridos los oficios religiosos de la mañana, se inicia con una procesión para trasladar el Santísimo Sacramento de la Colegiata al Real Monasterio de Santa Clara (según la Consueta, aunque en la actualidad se ha sustituido el Monasterio por la capilla del Palacio del Duque debido a su mayor espacio para contener la representación). La música que se interpreta para este evento es de tipo monódico, de ahí  su gran austeridad y sencillez.
1350117208_1

A la izquierda, se muestra la Colegiata de Santa María de Gandía y a la derecha, el Palacio Ducal de los Borja.

  • La segunda jornada es la que reviste mayor interés desde el punto de vista estético y musical. La procesión se inicia al despuntar el alba, encabezada por la cruz, el pertiguero y el turiferario. A estos les siguen: el preste o capiscol, dos infantillos vestidos de ángeles, dos infantes que portan chirimías, tres infantillos (que representan a las tres Marías), San Juan Bautista, el grupo de músicos o ministriles y el personal del cabildo y el resto de autoridades y de fieles.
PORTADA

Ministriles Ciudad de Gandía, con los instrumentos antiguos después de interpretar la Visitatio Sepulchri. Fuente: saforguia.com

El recorrido tiene lugar desde la Colegiata a la capilla del Palacio Ducal, durante el trayecto se entona el responsorio Dum transisset sabbatum a capella, una vez que la comitiva se encuentra ante las puertas del templo los ángeles pasan al interior y se cierran las puertas. Se produce entonces un diálogo entre la capilla de música (los cristicolae) y los ángeles (los caelicolae), los cantos que se interpretan son: Quem quaeritis (interpretado por los ángeles en el interior), Jesum Nazarenum (responde la capilla desde fuera), y Non est hic: surrexit. Una vez se abren las puertas de la capilla, los ángeles cantan Venite et videte y las Santas Marías (María Magdalena, Salomé y la Virgen María) entonan el canto Quis revolvet a tres voces antes de acceder al sepulcro, después de esto los ángeles cantan Surrexit Christus seguidos de un Alleluia policoral a 7 voces, una vez concluido esto se procede a la procesión por el interior del templo del palacio donde se intercala la secuencia gregoriana Victimae pascali laudes con una versión polifónica del verso Dic nobis Maria.

Como curiosidad cabe decir que, en la actualidad, se han modificado los días de representación del drama que pasan a celebrarse en la tarde del sábado a las 18:00 horas, según las noticias de las agencias locales: “L’església del Palau acollirà la representació de la Visitatio Sepulchri”.

La música

Como ya hemos adelantado con anterioridad, la parte más interesante desde el punto de vista musical es la segunda jornada. Básicamente, la música de la Visitatio se corresponde con la estética polifónico-imitativa del siglo XVI. Aquí se muestran algunos ejemplos de audiciones que se interpretan en el misterio gandiense y que hemos rescatado de la entrevista realizada a su restaurador en febrero de 2011:

El tipo de composición es un canon a dos voces, las dos primeras frases realizan sendos cánones al unísono (compases 5-10) y en la segunda frase (10-17), tan solo se imita el inicio de la frase, el resto se deja para hacer la cadencia sobre la final del modo. Con este canto se da por concluida definitivamente la procesión y se inicia el diálogo a las puertas del templo con la fórmula: Quem quaeritis in sepulchro, christicolae? (¿a quién buscáis en el sepulcro, cristianos?).

Esta pieza, también de corte imitativa, se inicia con una fórmula canónica a la 5ª entre la chirimía 2ª y el bajo. El resto de la composición posee una estructura bastante similar, como se puede observar, las partes vocales aparecen dobladas por los instrumentos musicales.

Según el musicólogo José Mª Vives, el Alleluia final supone una excepción dentro del conjunto de la Visitatio debido al tratamiento policoral típico del barroco hispánico, por tanto, asimilable a una etapa posterior (seguramente de finales del s. XVI o del s. XVII). Las tres voces superiores del primer coro son “re-composiciones” originales de este autor.

Para terminar con esta entrada, les incluyo un vídeo sobre la entrevista comentada anteriormente.

Bibliografía:

  • ALCOVER ALCODORI, Francisco y LAFUENTE AVEDILLO,  Rafael. La historia de la música occidental: desde la antigua Grecia hasta el Renacimiento. Valencia: Morcillo, 2004. 457 p.
  • LA PARRA LÓPEZ, Santiago ; VIVES RAMIRO, José María y QUIRANTE SANTACRUZ, Luis. Visitatio Sepulchri de Sant Francesc de Borja. Gandía: CEIC “Alfons el Vell”, 1998. 199 p.
  • VIVES RAMIRO, José María. Visitatio Sepulchri. En: CASARES RODICIO, Emilio. Diccionario de la música valenciana. Madrid: Fundación Autor, 2006, p. 588-589.
  • VIVES RAMIRO, José María. La pervivencia de la “Visitatio Sepulchri” de Gandía (Valencia) (1550-2004). Anuario musical: Revista de musicología del CSIC [en línea]. 2004, n. 59, p. 23-84. [Consulta: 04-04-2015]. Disponible en: <http://anuariomusical.revistas.csic.es/index.php/anuariomusical/article/view/59/60>
  • VIVES RAMIRO, José María. Visitatio Sepulchri de Gandía. Ágora universitaria : la revista del Club Senior de la UMH [en línea], 2012, 2ª época, nº 2, p. 27-31. [Consulta: 04-04-2015]. Disponible en: <http://ve.umh.es/blogs/edicionsimemories/revistes/2012-02-agora.pdf>
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia de la música valenciana y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s